Animación a la Lectura
"Cuéntame un Cuento"

Los tres cabritillos

Eran tres hermanos. Vivían en las afueras del pueblo en un pequeño bosque.
Un día decidieron pasar a lo otra orilla del río donde había una hierba verde que estaba diciendo: "Cómeme, cómeme".
Para atravesar el río había un puente de madera. Debajo del puente tenía su guarida un lobo disfrazado de duende, feo y gruñón.
El primero en querer atravesar el puente fue el más joven de los cabritillos y, tipi, tapa, tipi, tapo, entró en el puente, que, por ser muy viejo, crujió, como quien se lamentaba.
-¿Quién pasa, que hace crujir el puente? - gritó el duende.
- Soy, el más pequeño de los tres cabritillos del bosque. Voy a esos prados de enfrente.
-¿Y a quién has pedido permiso? Te voy a comer ahora mismo.
- No, no lo hagas, que soy muy pequeño y estoy muy flaco. Espera un poco que más atrás viene mi hermano que es mayor que yo.
- Bueno, bueno. Si es así, puedes marchar.
Al poco rato llegó el segundo de los cabritillos y, al pasar, volvió a crujir el puente.
-¿Quién hace crujir el puente? gruñó el duende.
- Soy el cabritillo segundo del bosque que voy a esas praderas verdes.
-¿No sabes que debes avisar? Espera un poco que voy a comerte.
- Bueno; pero antes te quiero decir que, si tienes un poco de paciencia, por allí viene mi hermano, el mayor, que tiene mejor bocado.
- Está bien. Esperaré.
Y el último de las cabritos empezó a pasar el puente, y como era más pesado, el puente crujía más fuerte.
-¿Quién anda par ahí? ¿Quién pasa par mi puente? - gritó el duende relamiéndose de gusto, al ver que ya tenía un buen banquete.
- Soy yo, el cabritillo mayor del bosque, que quiere pasar a esas prados verdes.
Ah, ¿Eres tú? Te esperaba. No te vayas, que te voy a hincar el diente.
- Ven, aquí me tienes, acércate que te voy a traspasar con mis cuernos. Y dicho y hecho. Se lanzó sobre el duende, le dio unos cuantos topetazos y lo tiró al río. Menudo susto y remojón.
Sin más, atravesó tranquilamente el puente y se reunió con sus hermanos. Y en los prados se quedaron comiendo cuanto quisieron.

volver