LA ORQUESTA

 

Los inicios de la orquesta se sitúan en el siglo XVII. Eran orquestas únicamente de cuerda habitualmente acompañadas por el llamado "continuo", formado por instrumentos como el clave, el laúd etc. A lo largo del Barroco fueron apareciendo más orquestas vinculadas a la proliferación de teatros de ópera. Estas, fueron creciendo en número de componentes y comenzaron a añadir instrumentos de viento, siendo el oboe y el fagot los primeros. En el Clasicismo, siglo XVIII, se establece el prototipo de orquesta sinfónica: desaparece el acompañamiento de continuo y queda integrada por violines, violas, cellos, contrabajos, 2 flautas, 2 oboes, 2 clarinetes, 2 fagotes y trompas y timbales.

Al siglo siguiente, durante el periodo del Romanticismo, se perfeccionan numerosos instrumentos y se añaden nuevos instrumentos de viento metal como trombones o trompetas, de modo que a fines del XIX las orquestas requerían un gran número de instrumentistas.

Durante el siglo XX ha disminuido el tamaño de la sección de viento metal, pero ha aumentado la de percusión y se ha estabilizado su forma definitiva.

Una orquesta sinfónica actual se compone de cuatro secciones: cuerda, viento madera, viento metal y percusión contando además con bastante frecuencia con arpa, piano, celesta e incluso órgano. Ocasionalmente se pueden añadir otros instrumentos si la obra así lo requiere.

Los instrumentos de cada familia se colocan juntos, o próximos, y aunque algunos directores pueden cambiar la colocación en función de criterios estéticos, la colocación habitual es la que se muestra en el dibujo.

INSTRUMENTOS DE CUERDA

 

VIOLÍN

 

CLASIFICACIÓN: Cordófono. Cuerda frotada

 

HISTORIA: Surgió en el siglo XVI en Italia, evolucionando a partir de antiguos instrumentos de cuerda frotada medievales, como la fídula o el rabel, y en principio era un instrumento popular. Los luthiers (constructores de instrumentos) del siglo XVII lo fueron perfeccionando. Entre ellos destaca la familia Amati y su alumno Antonio Stradivari. Este último es quien dio al violín las proporciones que tiene hoy día. Desde el siglo XVIII hasta hoy, el violín es la base de toda orquesta sinfónica.

 

CARACTERÍSTICAS: Sus diferentes partes se fabrican con distintas maderas que se recubren de varias capas de barniz. Su caja mide 35,5 cm de largo, y en su interior se encuentra el "alma", una pequeña barrita que une la tapa con el fondo transmitiendo así las vibraciones de ambas partes. Posee cuatro cuerdas metálicas, que hasta el siglo XX fueron de tripa. El sonido se produce al frotar las cuerdas con el arco, hecho de madera y crines de caballo untadas con resina.

 

 

VIOLA

 

CLASIFICACIÓN: Cordófono. Cuerda frotada

 

HISTORIA: Su historia es paralela a la del violín, ya que aparecen simultáneamente. En principio había dos tipos de viola: contralto y tenor, pero hasta nosotros sólo ha llegado la viola contralto.

 

CARACTERÍSTICAS: Sus características constructivas y la producción del sonido también es igual que en el violín. La diferencia estriba en que la caja de una viola mide entre 38 y 44 cm, con lo que su sonido es mas grave que el del violín. De hecho, la viola hace las funciones de la voz contralto dentro de la familia de cuerda. Otra de sus peculiaridades es que es el único instrumento cuya música se escribe en clave de Do en 3ª.

 

 

VIOLONCELLO

 

CLASIFICACIÓN: Cordófono. Cuerda frotada.

 

HISTORIA: Nace en el siglo XVI como instrumento bajo de la familia del violín. Durante el siglo XVII y XVIII se realizaron con el numerosos experimentos variando su tamaño y añadiéndole más cuerdas, pero finalmente se quedó con cuatro cuerdas y el tamaño que tiene actualmente. En el siglo XIX se le añadió una pica retráctil para apoyarlo en el suelo  con mayor comodidad.

 

CARACTERÍSTICAS: Su proceso de construcción y de producción del sonido es el mismo que en un violín, aunque teniendo en cuenta que su caja de resonancia mide entre 74 y 76 cm, y que su arco es más corto.

Junto con el contrabajo constituye el sostén grave fundamental de cualquier orquesta sinfónica o grupo de cámara.

 

 

CONTRABAJO

 

CLASIFICACIÓN: Cordófono. Cuerda frotada.

 

HISTORIA: Aparece en el siglo XVI como instrumento más grave de la familia de la viola da gamba, pero el el XVIII ya se confirmó como instrumento más grave de la familia del violín. Durante el siglo XIX coexistieron la versión de tres cuerdas y la versión de cuatro, siendo este último es más habitual. Hoy en día también hay contrabajos de cinco cuerdas, pero en la orquesta encontraremos el de cuatro.

 

CARACTERÍSTICAS: Sus características físicas y el modo de producción del sonido, son iguales que en un violoncello, pero contando con una caja de resonancia de unos 115 cm y un arco mas grueso y más corto que éste.

Su función principal en la orquesta es la de reforzar los graves, dando cuerpo al conjunto sonoro.

 

 

PIANO

 

CLASIFICACIÓN: Cordófono. Cuerda percutida.

 

HISTORIA: Fue creado por Bartolomeo Cristofori y presentado en 1709 como variante del clave. La diferencia estriba en que en lugar de pinzar las cuerdas como ocurría en el clave, ahora se golpean mediante un macillo que permite hacer fuertes y pianos. Se perfeccionó a lo largo del siglo XVIII, de modo que en el XIX ya se le considera el "instrumento rey", y se escriben infinidad de obras sólo para piano.

 

CARACTERÍSTICAS: Físicamente consta de un armazón de hierro, cubierto con madera, en el que se disponen las cuerdas que se golpean con macillos recubiertos de fieltro. Hay 88 macillos, es decir 88 teclas, y por cada uno de ellos tres cuerdas en el registro agudo,  y dos en el grave. Con todo ello se convierte en el instrumento con mayor tesitura y mejores posibilidades de expresión. Dispone además de un mínimo de dos pedales con lo que se puede tanto disminuir como aumentar su sonoridad.

En la orquesta suele utilizarse como instrumento solista,

 

 

ARPA

 

CLASIFICACIÓN: Cordófono. Cuerda pulsada.

 

HISTORIA: El arpa fue un instrumento usado ya en las antiguas culturas de Egipto, Grecia, Roma etc. Su uso ha sido continuo a lo largo de la historia, más aún desde que a fines del XVIII se le añadieran los pedales que amplían sus posibilidades sonoras. De ese modo desde mediados del XIX pasó a formar parte permanente de la orquesta sinfónica

 

CARACTERÍSTICAS: Consta de un armazón triangular de madera de 1,85 m en su parte más alta. Sobre el, se tensan 47 cuerdas de tripa, nylon o alambre entorchado, que se tocan con las dos manos. Mediante un complejo sistema de 7 pedales se puede variar la longitud de las cuerdas de modo que se puedan ejecutar notas con sostenidos y bemoles. Después del piano es el instrumento con mayor tesitura en una orquesta.

 

 

GUITARRA

 

CLASIFICACIÓN: Cordófono. Cuerda pulsada

 

HISTORIA: Aunque sus antepasados se remontan al antiguo Egipto, las referencias más comunes las encontramos en la Edad Media. Durante el Renacimiento y siglos siguientes se usaron guitarras que variaron de forma y número de cuerdas entre 4 y 7, a veces dobles. A partir del siglo XIX se impone la guitarra de 6 cuerdas que conocemos hoy, siendo el luthier Antonio de Torres quien fijó sus actuales dimensiones. Es un instrumento tanto popular como culto.

 

CARACTERÍSTICAS: Dispone de seis cuerdas que se pulsan con los dedos o con una púa, tensadas a lo largo de un mástil  dividido en secciones por unas finas barritas metálicas llamadas trastes. Los trastes nos indican donde colocar los dedos para obtener una u otra nota. Las cuerdas son de nylon (antiguamente de tripa o seda), que en el caso de las cuerdas graves se recubre de alambre metálico (entorchado). Su caja de resonancia, de unos 65 cm, es plana por los dos lados y posee una abertura central llamada boca.

Su presencia en la orquesta se hace necesaria para interpretar obras de autores españoles como Andrés Segovia, Falla o Joaquín Rodrigo.

 

 

INSTRUMENTOS DE VIENTO

 

 

FLAUTA

 

CLASIFICACIÓN: Aerófono. Viento madera. Embocadura de bisel.

 

HISTORIA: Es uno de los instrumentos más antiguos, ya que incluso era utilizada por pueblos primitivos en su versión más simple. Hasta el Barroco siempre había quedado en segundo plano frente a la flauta de pico, pero desde el siglo XVII se mejoró su construcción y al siglo siguiente ya formaba parte de la orquesta sinfónica. A mediados del XIX se le añaden llaves para tapar los orificios y aumentar sus posibilidades interpretativas. Fueron de madera hasta el siglo XX, momento en que se empiezan a hacer de metal (a pesar de ello se continúan considerando instrumentos de viento madera).

 

CARACTERÍSTICAS: Se compone de cabeza, cuerpo y pie, que unidos dan lugar a un tubo de 61 cm, cerrado por la cabeza, donde se halla la embocadura, y abierto por el pie. Es un instrumento de enorme agilidad capaz de ejecutar notas a gran velocidad. Además de la flauta, en la orquesta es muy común el uso del flautín o píccolo, cuyo tamaño más o menos es la mitad que el de una flauta.

 

 

CLARINETE

 

CLASIFICACIÓN:  Aerófono. Viento madera. Lengüeta simple

 

HISTORIA: Aparece a principios del siglo XVIII como evolución de un instrumento similar a la flauta dulce pero con embocadura de caña (el chalumeau). Poco a poco se le fueron añadiendo llaves para mejorar su digitación y a mediados de ese siglo ya se incorpora a la orquesta. A mediados del siglo XIX adopta el sistema de llaves que se había inventado para la flauta travesera y desde entonces no ha sufrido cambios.

 

CARACTERÍSTICAS:  Es un tubo cilíndrico de ébano dividido en cinco partes que se pueden separar, y con orificios a lo largo del mismo que se cierran mediante llaves. En la boquilla se sitúa una caña de bambú sujeta con una abrazadera; al soplar la caña vibra y se produce el sonido. Al igual que la flauta, el clarinete permite ejecutar notas a gran velocidad.

 

 

OBOE

 

CLASIFICACIÓN: Aerófono. Viento madera. Lengüeta doble

 

HISTORIA: Procede de un instrumento renacentista llamado chirimía. Nace como oboe en el siglo XVII en Francia y Holanda.

 

CARACTERÍSTICAS:  Consiste en un tubo cónico de ébano de unos 60cm, dividido en tres secciones y con orificios a lo largo del mismo. Estos orificios se cierran mediante llaves accionadas por el intérprete. Posee un sonido muy claro, expresivo y penetrante, por lo que suele utilizarse como referente en la orquesta a la hora de afinar el resto de instrumentos. A su misma familia pertenece también el corno inglés.

 

 

FAGOT

 

CLASIFICACIÓN: Aerófono. Viento madera. Lengüeta doble

 

HISTORIA: Surgió a lo largo de los siglos XVII y XVIII. Es el instrumento grave de la sección de viento madera por lo que suele desempeñar la función de bajo.

 

CARACTERÍSTICAS: Es un tubo plegado en forma de U con una serie de orificios y llaves dispuestos en el mismo. En uno de sus extremos lleva un tudel (especie de boquilla metálica curvada) donde se inserta la doble caña que produce el sonido al vibrar. Su registro es muy extenso y su sonido muy potente. Cuenta con una variante: el contrafagot, que suena una octava más grave.

 

 

TROMPA

 

CLASIFICACIÓN: Aerófono. Boquilla en forma de cono

 

HISTORIA: Desde la antigüedad y hasta el Barroco, la trompa fue utilizada básicamente como instrumento de llamada en la caza. A partir de ese momento comenzó a verse su valor musical y pasó a convertirse en miembro fijo de la orquesta sinfónica. En el siglo XIX se le añadieron una serie de válvulas que mejoraron su sonido y ampliaron su escala

 

CARACTERÍSTICAS: Se trata de un tubo de latón enrollado sobre si mismo y con una longitud aproximada de 3.65 m. Para tocarla hay que meter la mano derecha dentro de su pabellón con lo que se ajusta la afinación y se matiza el sonido. Posee tres válvulas cuyas diferentes combinaciones permiten hacer las distintas notas de la escala. El sonido lo produce la vibración de los labios de instrumentista cuando sopla presionando sobre la boquilla. Esa boquilla internamente tiene forma de cono, lo cual le confiere el sonido cálido que distingue la trompa de los demás instrumentos de viento metal.

 

 

TROMPETA

 

CLASIFICACIÓN: Aerófono. Viento metal. Boquilla de semiesfera

 

HISTORIA: Fue utilizada como instrumento de llamada ya en el antiguo Egipto, Grecia etc. Se trataba de un tubo recto que sólo podía dar una o dos notas. En el Renacimiento adoptó la forma plegada y posteriormente se le añadieron orificios para poder ampliar su escala. Desde el Clasicismo ya forma parte de la orquesta sinfónica. En el siglo XIX se le añadió un sistema de válvulas que posteriormente se sustituyeron por pistones, quedando ya como la conocemos hoy día.

 

CARACTERÍSTICAS: Es el instrumento más agudo de la familia de viento metal. Consta de un único tubo, habitualmente de latón, de 1,4m aproximadamente, doblado dos veces. Al igual que en los demás instrumentos de la familia el sonido lo genera la vibración de los labios del ejecutante al soplar a través de su boquilla. Mediante los pistones se varía la longitud del tubo, lo cual combinado con diferentes intensidades de soplido y de presión en los labios, permite hacer todas las notas de la escala cromática. Su sonido en muy potente e incluso estridente en el registro agudo.

 

 

TROMBÓN DE VARAS

 

CLASIFICACIÓN: Aerófonos. Viento metal. Boquilla de semiesfera

 

HISTORIA: Este instrumento aparece en el siglo XV como evolución de un instrumento medieval llamado sacabuche. En el siglo XVI se estableció su forma y prácticamente no ha variado hasta hoy. Su uso en la orquesta comienza con las obras de Beethoven.

En el siglo XIX se inventó el trombón de pistones (como la trompeta), muy usado en las bandas de música.

 

CARACTERÍSTICAS: Consta de un solo tubo de latón, una de cuyas secciones en forma de U, la vara, es deslizante. El deslizamiento de la vara hace que la longitud del tubo se alargue o se acorte , permitiendo así cualquier nota. El modo de producción del sonido es el mismo que en la trompeta ya que su boquilla es igual, aunque sensiblemente mayor.

 

 

TUBA

 

CLASIFICACIÓN: Aerófono. Viento metal. Boquilla de semiesfera.

 

HISTORIA: El antecesor de la tuba es un instrumento del siglo XVI conocido como serpentón, aunque no podemos decir que la tuba derive directamente de él ya que en el fondo son bastante diferentes.

La tuba apareció hacia 1830 y desde entonces apenas ha sufrido modificaciones.

 

CARACTERÍSTICAS: Es el instrumento más grave de la familia de viento metal. Se trata de un tubo cónico de latón de hasta 5,5 m de largo enrollado en varias vueltas, y que se ensancha muy pronunciadamente en uno de sus extremos. Posee un sistema de pistones o válvulas que acortan o alargan la longitud resultante del tubo permitiendo obtener cualquier nota que se desee. Su boquilla aunque igual que la de la trompeta o el trombón es mucho mayor, pero el modo de producir el sonido es idéntico al de estos otros dos instrumentos. Dada la gran cantidad de aire que necesita para sonar, no es un instrumento capaz de hacer largos pasajes con agilidad.

 

 

INSTRUMENTOS DE PERCUSIÓN

 
 

IDIÓFONOS:

Son aquellos instrumentos de percusión cuyo sonido se produce por la vibración del propio material del que se componen al ser golpeado, rascado o frotado. Se distinguen dos tipos: de afinación determinada y de afinación indeterminada.

   

 

 IDIÓFONOS DE AFINACIÓN DETERMINADA

 

 

Este grupo comprende todos aquellos idiófonos que son capaces de producir notas concretas. La mayoría de los instrumentos de este grupo está formada por instrumentos de láminas, que presentan una disposición similar al teclado de un piano, y se percuten con diversos tipos de mazas y baquetas.

 

IDIÓFONOS DE AFINACIÓN INDETERMINADA

Este grupo comprende todos aquellos idiófonos que no son capaces de producir notas concretas. Es decir, que su sonido no corresponde a ninguna nota de la escala. En la mayoría de los casos su incorporación a la orquesta se ha producido en el siglo XX, excepto los platos o el triángulo que ya formaban parte de ella desde el siglo XIX

   
 

MEMBRANÓFONOS:

Son aquellos instrumentos de percusión que utilizan como base para su funcionamiento membranas o parches convenientemente tensados sobre un bastidor, y que se son percutidos con baquetas, mazas o directamente con las manos. Al igual que ocurre con los idiófonos, también encontramos membranófonos de afinación determinada o indeterminada.

   

MEMBRANÓFONOS DE AFINACIÓN DETERMINADA

 

 

Se incluyen en este grupo los instrumentos de membrana que pueden producir notas concretas de una escala. Aquí encontramos a los timbales, que ya son usados en la orquesta desde época barroca. Los timbales pueden producir diferentes notas y pueden afinarse empleando para ello unos pedales que permiten tensar o destensar el parche según convenga.

 

MEMBRANÓFONOS DE AFINACIÓN INDETERMINADA

En este otro grupo encontramos a todos los instrumentos de parche cuyo sonido no se corresponde con ninguna nota de la escala. Entre ellos hallamos el bombo, que ya desde el siglo XIX se emplea en la orquesta.