Inicio Su infancia y adolescencia Sus años de formación Sus investigaciones científicas Su contribución a la ciencia española Para saber más... Hacer el cuestionario


SUS INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS

EN 1942 SE TRASLADA A LA UNIVERSIDAD DE NUEVA YORK

En 1942, da por finalizada su etapa de formación y empujado por Carmen, su mujer, acepta una plaza en el Departamento de Medicina de la Universidad de Nueva York y comienza su propia carrera científica como investigador independiente. Desde ese momento y hasta su jubilación en 1974, su carrera científica se desarrolla en esa Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, en la que ocupa, sucesivamente, los cargos de Director del Departamento de Farmacología (1946-1954) y de Bioquímica (1954-1974). La sólida formación científica adquirida en cerca de veinte años, es la que le permite abordar posteriormente retos científicos que le sitúan en la frontera de la Ciencia en cada momento.

Clase

SUS HALLAZGOS: LA POLINUCLEÓTIDO FOSFORILASA Y EL CÓDIGO GENÉTICO

Tras sus importantes contribuciones al mejor conocimiento de la glicólisis, el ciclo de Krebs, la fosforilación oxidativa, la fotosíntesis y el metabolismo de los ácidos grasos, llega el descubrimiento de la polinucleótido fosforilasa.

Kornberg y OchoaEn 1955 Ochoa publicó, con la bioquímica francorrusa Marianne Grunberg-Manago, el aislamiento de una enzima del colibacilo que cataliza la síntesis de ARN, el intermediario entre el ADN y las proteínas. Los descubridores llamaron «polinucleótido-fosforilasa» a la enzima, conocida luego como ARN-polimerasa. Ochoa vio rápidamente la trascendencia de estos trabajos y más tarde lo explicó de este modo: “Una enzima aislada del microorganismo Azotobacter vinelandii, cataliza la síntesis de polinucleótidos altamente polimerizados a partir de los 5'-nucleósidos difosfato con liberación de ortofosfato....Fácil es imaginar mi emoción cuando me di cuenta de lo que realmente ocurría.” Un polímero de alto peso molecular, análogo al ARN, había sido sintetizado por primera vez fuera de la célula, mediante una reacción enzimática.
En 1956, el norteamericano A. Kornberg, otro discípulo de Ochoa, demostró que el ADN se sintetiza igualmente mediante su polimerasa. Ambos compartieron el premio Nobel en su edición de 1959 por sus respectivos hallazgos, que supusieron un avance enorme, pues ya se podía intentar el descifrar el código genético.

PREMIO NOBEL EN 1959 JUNTO A KORNBERG

Así, el día 15 de Octubre de 1959, a la una de la tarde, en el Departamento de Bioquímica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York se recibía, desde Estocolmo, un telegrama dirigido al profesor Severo Ochoa, que decía literalmente :

"La universidad de Carolina ha decidido otorgar este año el Premio Nobel en Fisiología y Medicina compartido por ti y por el profesor Arthur Kornberg por vuestros descubrimientos del mecanismo en las síntesis biológicas del ácido ribonucleico y ácido desoxirribonucleico. Sten Friberg. Rector of the Caroline Institute".
Este premio, lejos de significar la meta final de sus ambiciones científicas, le estimuló para que en cinco años, en dura competencia con los laboratorios de Marshall Nirenberg y de Gobind Khorana, lograra el completo desciframiento de la clave genética. Para ello, fue esencial la utilización de la polinucleótido fosforilasa, auténtica "Piedra de Rosetta" del Código Genético. Por este descubrimiento, la llave que abrió las puertas de la Ingeniería Genética, de las técnicas de clonación y más recientemente, del nacimiento de Dolly, la primera oveja clonada, los Dres. Nirenberg y Khorana recibieron el Premio Nobel de Medicina, en 1968. Ochoa mereció pues compartir ese premio, que hubiera significado su segundo Premio Nobel. Llegado ese momento, el ansia por investigar, que para Ochoa era "arrancarle secretos a la vida", no cesó y continuó estudiando los mecanismos de la expresión génica de los virus ARN, la biosíntesis de proteínas en bacterias y finalmente, la regulación de la síntesis de proteínas en células superiores.

NOBEL


APORTACIONES DE SEVERO OCHOA

Los aspectos más relevantes de la aportación del Prof. S. Ochoa a la Ciencia tienen dos vertientes, la científica y la humana. En la vertiente científica cabe destacar cuatro grandes áreas en las cuales las aportaciones de Ochoa y su grupo han sido y son esenciales para el desarrollo de la Bioquímica y la Biología Molecular:

1) Estudios sobre el metabolismo intermediario oxidativo con aportaciones esenciales en la oxidación de piruvato, la fijación de CO2 y etapas cruciales del ciclo de Krebs.

2) Descubrimiento de la polinucleótido fosforilasa y los estudios sobre la síntesis de ácidos ribonucléicos. Ochoa consiguió con este enzima y por primera vez la síntesis de ácido ribonucléico (ARN) in vitro en 1955. Por estos descubrimientos fue galardonado con el Premio Nobel en 1959.

3) Aportaciones fundamentales para el desciframiento del código genético con los grupos de investigación de Khorana y Nirenberg.

4) Aportaciones críticas que permitieron diseñar el mecanismo de la biosíntesis proteica en bacteria y en células superiores, así como sus mecanismos de regulación. Hay que resaltar que prácticamente todas las aportaciones realizadas por el Prof. Ochoa están vigentes hoy en día y constituyen en muchos casos piedras angulares del desarrollo de grandes áreas de la Biología Molecular.


aportaciones
de “La Nueva España”, Especial publicado el 24 de Septiembre de 2005