NIELS HENRIK ABEL


Niels Henrik Abel nació en Frindoe (Noruega) el 5 de agosto de 1802, era hijo de un pastor protestante nacionalista. Abel fue educado por su padre en la vicaría hasta los 13 años y en 1815 fue enviado al colegio de la catedral de Cristianía (hoy Oslo). La vida de Abel cambia cuándo llega a dicha escuela un nuevo profesor de matemáticas Bernt Holmboe ( el profesor anterior había sido expulsado al castigar a un alumno tan severamente que le produjo la muerte). Holmboe se dió cuenta del gran talento para las matemáticas de Abel al asimilar con una desconcertante facilidad la gigantesca obra de Euler. Holmboe le animó a estudiar la obra de D´Alembert, Newton, Lagrange y Laplace.

En 1820 muere su padre dejando a la familia en una precaria situación económica. Abel no tiene dinero para sus estudios universitarios y además tiene que sostener a su madre y hermanos. Holmboe consiguió para Abel una beca para la universidad de Cristianía y además organizó una colecta entre sus colegas para conseguir algún dinero para Abel. Gracias a ello Abel se graduó en la universidad en 1822. En 1823 Abel publicó tres trabajos en una revista científica. Uno sobre ecuaciones funcionales e integrales y otro sobre soluciones de algunos problemas mediante integrales definidas en el que se encuentra la primera solución que dio de una ecuación integral.

Abel tuvo una pequeña beca para visitar a Degen y otros matemáticos en la universidad de Copenhague. Abel pidió una beca a la universidad de Cristianía para viajar y conocer a los grandes matemáticos de París y Berlín. Tuvo que esperar dos años porque le exigían un buen nivel en francés y alemán y tuvo que aprenderlos. En 1824 , probó la imposibilidad de la resolución de una ecuación general de quinto grado en radicales. Este trabajo (Euler había fracasado en él) lo escribió en francés,  lo publicó a sus expensas y se lo envió a los grandes matemáticos europeos. Primero al más grande a Gauss, que la guardó sin tomarse la molestia de leerlo. Entre los papeles de Gauss, a su muerte, apareció el artículo sin abrir. Otra memoria sobre la integrales  que le sirvió para ganar una beca , se perdió y nunca nadie consiguió encontrarla.

Abel conoció a Crelle en Berlín. después pasó a París donde comprobó que sus trabajos no despertaban ningún interés. Con problemas económicos y con ninguna posibilidad de obtener un puesto en la universidad regresó a Cristianía en 1827. Para poder ganarse la vida tuvo que dar clases particulares. En 1828 Abel publicó su trabajo sobre las transformaciones de la integrales elípticas.

Abel murió el 6 de abril de 1829. La universidad de Berlín le ofreció un puesto, pero llegó tarde, Abel ya había muerto. También después de su muerte , Cauchy empujado por Legendre , escribió  finalmente una ponencia sobre la Memoria  de Abel sobre una propiedad general de una clase muy extensa de funciones trascendentes. En el año de 1830 la Academia de París premió a Abel y a Jacobi por sus trabajos originales de matemáticas.


VOLVER A BIOGRAFÍAS