FLORENCE NIGHTINGALE


Florence Nightingale es conocida por su contribución a la reforma de las condiciones sanitarias en los hospitales y se la considera la creadora de los estudios de enfermería. Sin embargo, esta extraordinaria mujer es menos conocida por su afición a las matemáticas, especialmente a la estadística, y como las matemáticas tuvieron un papel importante en su trabajo.

Nightingale nació en Florencia, Italia, el 12 de mayo de 1820. Sus padres estuvieron viajando por Europa los dos primeros años de su matrimonio y sus dos  hijas nacieron en Italia. El apellido del padre era Shore pero posteriormente se lo cambió al heredar una gran fortuna de un pariente lejano de apellido Nightingale. Florence pasó su infancia  entre las dos mansiones familiares situadas una en Derbyshire y otra en Hamphsire y también algunos viajes a Londres.

La responsabilidad de su educación estuvo en principio en manos de institutrices  y más tarde  en las de su propio padre (educado  en Cambridge). A Florence le gustaba estudiar y bajo la influencia de su padre  dominó pronto el Latín, Griego, Italiano, las Matemáticas, la Biblia y se interesó además por los acontecimientos  políticos. Su padre era un ferviente Unitario y un fiel creyente de que las mujeres y en especial sus hijas debían recibir una buena educación. En 1840 Florence rogó a sus padres la dejaran estudiar matemáticas pero su madre no aprobaba esta idea. Aunque su padre tenía un gran aprecio por las matemáticas, le aconsejó sin embargo que estudiara algo más apropiado para las mujeres en aquel tiempo. Después de luchar para conseguir sus aspiraciones sus padres le permitieron estudiar matemáticas. Su profesor fue el gran matemático Sylvester que dijo de ella que era de sus alumnos la mejor. Estudió Aritmética, Geometría y álgebra. También tuvo sobre ella una gran influencia el científico belga Quetelet que había aplicado los métodos estadísticos a la agricultura y a las ciencias sociales.

La religión tuvo una gran importancia para Florence. Su punto de vista religioso, no muy usual en aquel tiempo, se basaba en el servicio y mejora de las condiciones sociales de los demás. Por ello deseaba adquirir experiencia en hospitales, pero su familia se oponía. En aquel tiempo la enfermería se asociaba a mujeres de clase trabajadora e ignorantes y por tanto no propia de jóvenes bien educadas. En 1849 en compañía de unos amigos viajó por Europa y Egipto y pudo estudiar diferentes sistemas hospitalarios. En 1850, Nightingale comenzó su entrenamiento como enfermera en el Instituto de San Vicente de Paul en Alejandría, Egipto, dependiente de la iglesia católica. Nightingale visitó el hospital protestante de Theodor Fliedner  en Kaiserswerth, cerca de Duseldorf, en julio de 1850 y volvió allí en 1851 adquiriendo experiencia y más tarde se trasladó al hospital en St. Geramain, cerca de París, perteneciente a la orden de la Merced. De vuelta a Londres ocupó un  cargo (no remunerado) de superintendente  en el Establishment for Gentlewomen during Illness.

En Marzo de 1854 comenzó la guerra de Crimea y por entonces los periódicos  criticaron las condiciones sanitarias de los hospitales militares. Por ello el Ministro Británico para la guerra  pidió a Nightingale que formara enfermeras para los hospitales militares. Su título oficial era Supervisora de las mujeres  enfermeras en los Hospitales británicos de Turquía, llegando a Scutari, un suburbio asiático de Constantinopla (hoyEstambul), con 38 enfermeras. Aunque tuvo que luchar continuamente con la oposición de las autoridades militares, Nightingale logró reformar el sistema hospitalario. Ella se dio cuenta de que el número de soldados que morían por enfermedad en los hospitales era 7 veces superior a los que morían en el campo de batalla.. Con estos datos hizo un estudio en el que mostró que las mejoras de las condiciones sanitarias  harían bajar el número de muertes. Después de aplicar algunas de las reformas propuestas por ella, en febrero de 1855 la mortalidad había bajado del 60% al 42,7%. Además al establecer un sistema de limpieza de aguas, introducir las frutas  y vegetales en la dieta y comprar nuevo equipamiento sanitario la mortalidad en la primavera de 1852 bajó al 2,2%.

Nightingale usó los datos estadísticos para crear su  Diagrama de Área Polar que usó para hacer una representación gráfica  del número de muertes durante la guerra de Crimea. Allí se representaban las muertes debidas a distintas causas y en el gráfico cada una de ellas estaba representada por un área sobre un círculo, siendo el número de muertes proporcional a su área.

En 1856 Nightingale volvió a Londres y utilizando sus métodos estadísticos  se dio cuenta de que las condiciones sanitarias debían mejorarse en todos los hospitales militares. Debido a estos trabajos El Primer Ministro encargó a una comisión que estudiara las condiciones de los hospitales militares de todo el imperio británico. En 1858, debido a sus contribuciones estadísticas en es estudio de los medios hospitalarios Nightingale fue la primera mujer elegida Miembro de la Real Sociedad Estadística.

En 1860, la Nightingale Training School and Home for Nurses en el hospital de St. Thomas en Londres se inauguró con 10 estudiantes de enfermería. Dicha escuela de enfermería estaba subvencionada por la Fundación Nightingale y fue la primera de las que hoy conocemos como escuelas de enfermeras. Debido a su experiencia en la reforma de los estudios de enfermería y de las condiciones sanitarias Nightingale fue consultada por el gobierno de Canadá y por el de Estados Unidos  sobre la organización de sus servicios sanitarios militares.

Su libro Notes on Nursing fue el primer libro específico para la enseñanza de la enfermería y fue traducido a muchos otros idiomas. Otros famosos libros publicados fueron Notes on Hospitals y Notes on Nursing for the Labouring Classes. En 1874 fue nombrada miembro honorario de la Asociación Estadística Americana y en 1889 la Reina Victoria le concedió la Real Cruz Roja por su trabajo en favor de la salud. Fue la primera mujer que recibió la Real Orden del Mérito de Eduardo VII en 1907.

Nightingale murió a los 90 años y aunque tuvo muchos pretendientes nunca se casó. En 1915 se erigió el Monumento de Crimea en la plaza de Waterloo en Londres, para honrar la memoria de Florence Nightingale por su contribución a la mejora sanitaria de  los soldados heridos durante esa guerra.


Volver a biografías