Construyendo el género

 

Construyendo genero

Es evidente para cualquiera que mujeres y varones se comportan y tienen apariencias diferentes. Este hecho tan obvio encierra, no obstante, una gran complejidad, la construcción de la identidad de género supone  un camino largo que comienza su recorrido desde el nacimiento o incluso antes, puesto que hoy en día los progenitores pueden saber antes del parto el sexo de su bebé, creando ya unas predisposiciones diferenciadas.

(…) No  nacemos con una identidad de género diferenciada, no nacemos hechos psicológicamente como hombres o mujeres, ni siquiera nos formamos como simple evolución vital, sino que la adopción de una identidad es el resultado de un proceso largo y complejo. Este proceso está sujeto  a las múltiples y diversas influencias que ejercen los distintos marcos en los cuales las personas interaccionan en su vida cotidiana (la familia, la  escuela con su currículo explicito e implícito, los medios de comunicación de masas, los iguales, etc.). Pero,  la urdimbre es distinta para niños y niñas puesto que las normas diferenciadas elaboradas por la sociedad para cada sexo no tienen la misma consideración social, ya que existe una jerarquía entre ellas. Esa asimetría se internaliza y se asume por el individuo en conformidad con el orden social establecido.

Leer artículo completo (PDF)

Emma Lobato es licenciada en Psicología y Pedagogía por la Universidad de Oviedo, profesora de Educación Infantil.