EL INFORME PSICOPEDAGÓGICO

 

Las conclusiones derivadas de la información obtenida en el proceso de evaluación se recogerán en un informe psicopedagógico. Este informe constituirá un documento en el que, de forma clara y completa, se reflejará la situación evolutiva y educativa actual del alumno en los diferentes contextos de desarrollo o enseñanza, se concretarán sus necesidades educativas especiales, si las tuviera y, por último, se orientará la propuesta curricular y el tipo de ayuda que pueda necesitar durante su escolarización para facilitar y estimular su progreso.

El informe psicopedagógico incluirá, como mínimo, la síntesis de información del alumno relativa a los siguientes aspectos:

  • Datos personales, historia escolar y motivo de evaluación.

  • Desarrollo general del alumno, que incluirá, en su caso, las condiciones personales de salud, de discapacidad o de sobredotación, el nivel de competencia curricular y el estilo de aprendizaje.

  • Aspectos más relevantes del proceso de enseñanza y aprendizaje en el aula y en el centro escolar, teniendo en cuenta las observaciones realizadas y la información facilitada por el profesorado y otros profesionales que intervengan en la educación y tratamientos individualizados del alumno.

  • Influencia de la familia y del contexto social en el desarrollo del alumno.

  • Identificación de las necesidades educativas especiales que ha de permitir la adecuación de la oferta educativa, así como la previsión de los apoyos y materiales a partir de los recursos existentes o que razonablemente puedan ser incorporados.

  • Orientaciones para la propuesta curricular.

Los profesionales que, en razón de su cargo, deban conocer el contenido, tanto del informe de evaluación psicopedagógica, como del dictamen de escolarización, garantizarán su confidencialidad.