Imprima esta página

Alteraciones del Lenguaje

RETRASO SIMPLE DEL LENGUAJE (RSL)  
TRASTORNO ESPECÍFICO DEL LENGUAJE (TEL) 
AFASIA

 

RETRASO SIMPLE DEL LENGUAJE (RSL)

CONCEPTO

Retraso en la aparición o en el desarrollo de todos los niveles del lenguaje (fonológico, morfosintáctico, semántico y pragmático), que afecta sobre todo a la expresión y, en menor medida, a la comprensión, sin que esto se deba a un trastorno generalizado del desarrollo (TGD), ni a déficit auditivo o  trastornos neurológicos.

La aparición del lenguaje y la expresión es más tardía de lo habitual, y se desarrolla lentamente y desfasada con respecto a lo que cabe esperar de un niño de esa edad cronológica.

SINTOMATOLOGÍA ESENCIAL

Suelen aparecer algunos de los siguientes síntomas:

EN LA EXPRESIÓN

Nivel fonológico

  • Suelen presentar patrones fonológicos desviados.
  • Habla infantilizada, con omisión de consonantes iniciales y sílabas iniciales.
  • La estructura silábica es: v, c+v, y no realiza c+c+v, o v+c.
  • El grupo más afectado suele ser las fricativas, reduciéndose en algunos casos a las producciones /p/, /m/ y /t/.

Nivel semántico:

  • Vocabulario reducido a objetos del entorno.
  • Problemas en la adquisición de conceptos abstractos (colores, formas y espacio-temporales).

Nivel morfosintáctico:

  • Desorden en la secuencia normal de la oración y lenguaje telegráfico.
  • Número reducido de términos en la frase.
  • Dificultades en la utilización de artículos, pronombres, plurales y alteración en la conjugación de los tiempos verbales.
  • Dificultad en la adquisición de frases subordinadas, éstas suelen ser coordinadas con la partícula "y".

Nivel pragmático:

  • Alteración de la intencionalidad comunicativa.
  • Predomina la utilización del lenguaje para: denominar, regular la conducta y conseguir objetos.
  • Presenta dificultades para atribuir cualidades a los objetos y preguntar.
  • Escasa utilización del lenguaje para relatar acontecimientos y explicarlos.
  • Apenas utiliza el lenguaje en la función lúdica o imaginativa.
  • Tendencia a compensar la expresión verbal deficiente con mímica y gestos naturales

EN LA COMPRENSIÓN

La comprensión aunque, aparentemente puede ser normal, es aproximativa y contextual, comprendiendo mal las nociones abstractas, con dificultades, por ejemplo para relatar hechos, en los que simplificaría solamente enumerándolos.

SINTOMATOLOGÍA ASOCIADA

Generalmente el retraso del lenguaje viene asociado con una inmadurez generalizada (prematuridad, hospitalizaciones…), que afecta a la coordinación psicomotriz (coordinación gruesa y fina, inmadurez o problemas de lateralización), y dificultades en la estructuración espacio-temporal. A veces esta inmadurez afecta psicoemocionalmente apareciendo una baja autoestima, sentimientos de inferioridad, etc.

  • Ligero retraso motor en movimientos que requieren una coordinación fina.
  • Retraso en la expresión gráfica.
  • Retraso en el establecimiento de la dominancia lateral.
  • Dificultades en aspectos del desarrollo cognitivo: relación pensamiento/lenguaje y memoria/atención.
  • Problemas psicoafectivos: baja autoestima, dificultades en las relaciones con los iguales (inhibiciones).
  • Dificultades en el aprendizaje de la lecto-escritura y otros aprendizajes escolares.

FACTORES PREDISPONENTES

Puede haber predisposición hereditaria, factores neurológicos (disfunción cerebral mínima), factores socioculturales (niveles familiares socioeconómicos y educativos bajos), factores afectivos y relacionales (actitudes sobreprotectoras o rechazos familiares, deprivación) o un modelo lingüístico pobre, insuficiente o inapropiado.

TIPOS Y NIVELES

La gravedad de la alteración estará condicionada por el grado de afectación de los distintos niveles: vocabulario, más o menos reducido, afectación mayor o menor de la comprensión, morfosintaxis más o menos evolucionada, asociación de otros trastornos en mayor o menor medida (lectoescritura, lateralidad, ambientalismos más deficientes, etc.)

CARACTERÍSTICAS DIFERENCIALES

Hay que excluir una patología orgánica general, un déficit importante del oído, un hándicap motor manifiesto, así como trastornos mayores de la personalidad.

Descartar la posibilidad de una discapacidad intelectual, o un tipo de mutismo, afasias infantiles y autismo (en el que el lenguaje está alterado, no retrasado y además, presenta problemas en otras áreas y conductas).

Hay que diferenciar entre Retraso del Habla y Retraso del Lenguaje. En el primero sólo está afectado el nivel fonológico, mientras que en el Retraso del lenguaje están todos los códigos afectados.

En la Disfasia destaca la gran lentitud de la evolución y la respuesta lenta a la intervención pedagógica. El Retraso del lenguaje, tiene una recuperación más acelerada y una respuesta positiva a la intervención y se encuentra menos afectada la comprensión.

CRITERIOS

  • Dificultades en el desarrollo del lenguaje a nivel fonológico, semántico y morfosintáctico.
  • Repercusiones en el desarrollo de aspectos funcionales del lenguaje.
  • Comprensión alterada, pero en menor medida que la expresión.
  • Dificultades, en los aprendizajes escolares.
  • Todo ello, no es debido a déficits sensoriales, intelectuales, motóricos o neurológicos.

TRASTORNO ESPECÍFICO DEL LENGUAJE

CONCEPTO

Sujeto que presenta déficit en el lenguaje tanto a nivel comprensivo como expresivo, sin que exista un trastorno generalizado del desarrollo (TGD), déficit intelectual, auditivo o un trastorno neurológico.

Este déficit en el lenguaje oral se caracteriza, además de por un retraso cronológico en la adquisición del lenguaje, por importantes dificultades específicas para la estructuración del mismo, produciéndose así, conductas verbales anómalas que se traducen en una desviación respecto a los procesos normales de adquisición y desarrollo del lenguaje.

SINTOMATOLOGÍA ESENCIAL

Suelen aparecer algunos de los siguientes síntomas:

EN LA EXPRESIÓN

  • Intencionalidad comunicativa pobre y grandes dificultades para adaptarse al interlocutor.
  • Graves problemas en los aspectos funcionales del lenguaje; predominio de la función instrumental y reguladora.
  • Expresión muy baja, casi nula o constituida por emisiones que pueden ir desde la palabra-frase hasta la expresión telegráfica.
  • Las frases o palabras se dicen en el orden impuesto por el pensamiento que lo suscita. En algunos casos la expresión se reduce a jerga.
  • Heterogeneidad del vocabulario, existiendo la presencia de palabras complejas y la ausencia de palabras más simples.
  • Agramatismo: dificultades variables en la estructuración sintáctica.
  • Dificultad para manejar pronombres personales más allá de los 4 años.
  • Ausencia total de partículas de relación (preposiciones, etc.)
  • Empleo persistente del verbo en forma atemporal: infinitivos y perífrasis verbales.

EN LA COMPRENSIÓN

  • Grave alteración de la comprensión pudiéndose observar conductas ecolálicas.
  • Pueden llegar a la sordera verbal.
  • Reacción positiva a gestos.
  • Dificultad para repetir y recordar enunciados largos.
  • Problemas de evocación: expresiones interrumpidas con sustituciones de palabras, uso de perífrasis y muletillas.

SINTOMATOLOGÍA ASOCIADA

Los difásicos suelen presentar dificultades en la estructuración espacial, trastornos en el ritmo y dificultades psicomotrices, repercutiendo esas dificultades en un retraso en los aprendizajes básicos, en su equilibrio afectivo emocional, baja estima y ansiedad situacional varias. Si como consecuencia de sus dificultades se produce un fracaso en sus aprendizajes escolares, este traerá consecuencias personales, familiares y de relación.

  • Problemas en la memoria secuencial de estímulos visuales, auditivos y de acontecimientos.
  • Trastornos de tipo perceptivo: integración auditiva fonética.
  • Dificultades a la hora de responder correctamente al cambio de consigna, probablemente debido a perseveraciones de las imágenes auditivas.
  • Falta de programación en su actividad lúdica (juego simbólico).
  • Alteraciones de la conducta social y afectiva, con rasgos de ansiedad.
  • Dificultades en el desarrollo cognitivo: relación pensamiento/lenguaje.
  • Graves dificultades para el aprendizaje de la lecto-escritura.

FACTORES PREDISPONENTES

Siempre se presume un trastorno de la percepción, con un posible factor neurológico determinante, aunque no se haya podido constatar su etiología, ni su presencia.

TIPOS Y NIVELES

Simplemente constataremos niveles de gravedad estimados como leve, moderados y muy graves, para tener una apreciación global del problema, que junto con la edad del sujeto y las características de las intervenciones requeridas y que se le han prestado nos mostrará la situación estimada.

CARACTERÍSTICAS DIFERENCIALES

Es necesario hacer diagnóstico diferencial con, discapacidad mental, autismo, déficit auditivo y alteraciones neurológicas (afasias).

Resulta difícil establecer la frontera entre el retraso del lenguaje y el retraso específico del lenguaje, muchas veces el diagnóstico viene determinado por la falta de evolución ante la intervención y el nivel de la gravedad de la sintomatología. Los TEL tienen peor evolución con una intervención sistemática. Nosotros tomaremos como criterios de distinción, la mayor gravedad de los indicadores y la persistencia de esa gravedad. En el retraso del lenguaje, aunque en un momento determinado pudiera constatarse como de la misma gravedad que un TEL, encontraríamos una mejor evolución, como consecuencia, no solo de la intervención, sino también porque los factores ambientales dificultadores asociados, van perdiendo fuerza frente a esa buena intervención y orientación escolar y familia.

CRITERIOS

  • Déficit persistente en el lenguaje en todos los niveles, comprensivos y expresivos.
  • Retraso cronológico y desviación respecto a los patrones normales de adquisición y desarrollo.
  • Graves dificultades para la comunicación.
  • Dificultades, en los aprendizajes escolares.
  • Todo ello, no es debido a deficiencias sensoriales, intelectuales o motóricas graves.

AFASIA

CONCEPTO

Recogemos en esta categoría las alteraciones del lenguaje como resultado de una lesión cerebral adquirida, en una persona con lenguaje previamente competente. La afasia se debe a un daño en las áreas fronto-temporo-parietales del hemisferio dominante, generalmente el izquierdo. Estos daños cerebrales pueden estar causados por encefalopatías, accidentes cardiovasculares, traumatismos craneoencefálicos o tumores.

SINTOMATOLOGÍA ESENCIAL

  • Se considera afasia, con más claridad, cuando se produce a partir de los 3 años de edad, aproximadamente.
  • La perdida de lenguaje es brusca y consecutiva a un periodo de coma. En los primeros momentos el niño puede permanece mudo, o emitir apenas algunas palabras.
  • Predominan los trastornos expresivos sobre los comprensivos, apareciendo dificultades articulatorias, reducción del vocabulario (falta de nombres. Anomia), incorrecciones y simplificación de la sintaxis (agramatismos), reducción de la expresión verbal espontánea.
  • Comprensión generalmente menos alterada en cuanto al grado, pero pueden aparecer con frecuencia errores comprensivos.
  • Otras afectaciones que comúnmente pueden aparecer encontramos:
  • Perturbaciones de la lectura: alexia agnósica y alexia afásica.
  • Trastornos de la escritura (agrafias). Cuando la escritura se conserva aparece repleta de disortografías.
  • Parafasias.
  • Dificultades en el área de cálculo.

SINTOMATOLOGÍA ASOCIADA

Suelen aparecer otros trastornos añadidos a los específicos del área del lenguaje:

  • A nivel motórico puede aparecer hemiplejía o hemiparesia derecha.
  • Apraxia orofonatoria.
  • Dificultades de aprendizaje y/o retraso escolar.
  • Perturbaciones de las funciones perceptivo-motrices, con afectación de la aprehensión y reproducción de los conjuntos estructurales.
  • Descenso de la eficacia general (problemas de memoria, concentración, atención, etc.).

TIPOS Y NIVELES

Existen muchas clasificaciones y niveles atendiendo al autor o la escuela.

Una de ellas atiende a los siguientes conceptos: la afasia sensorial, (trastornos en la comprensión del lenguaje oral, déficit en el lenguaje espontáneo, y trastornos en la escritura); motora (afasia motora aferente, que consistiría en una dificultad de movimientos para la articulación del lenguaje, y afasia motora eferente que consistiría en una dificultad para encadenar distintas articulaciones); y semántica (es frecuente la aparición de la "anomia".)

Nosotros vamos a incluir, por criterios de simplicidad, entre los síndromes afásicos los siguientes: la afasia receptiva (fluente), la afasia expresiva (no fluente), la anomia (dificultad para hallar los nombres), la afasia de conducción (incapacidad para repetir) y la sordera verbal (agnosia auditiva verbal). La incapacidad para leer (alexia) y para escribir (agrafia) pueden o no estar asociadas a estos síndromes afásicos.

CARACTERÍSTICAS DIFERENCIALES

La manifestación lingüística de la afasia infantil puede asemejarse a otras patologías cuyas características esenciales pertenezcan a otros tipos de trastornos no específicos del lenguaje: trastorno psicomotriz, trastorno mental (oligofrenias), desorganización biológica, trastornos psíquicos.

En la disartria no existe trastorno en el ámbito lingüístico, sino tan solo afectación del componente motor en grado de realización de la articulación.

CRITERIOS

  • Pérdida total o parcial del lenguaje de modo brusco en niños que ya poseían lenguaje. (Después de una edad aproximada 3 años y 6 meses).
  • Lesión cerebral localizada, diagnosticada o muy presumible.
  • No es debido a Parálisis cerebral (PC), trastornos generales del desarrollo (TGD), ni a discapacidad mental (DM).